Internet ya es de las cosas

He comentado en alguna ocasión mi opinión sobre esta ola de industria 4.0; de cómo no todo es o debe ser 4.0, pero que como técnicos nos corresponde conocer un poco de que van y que pueden ofrecer.

Hace unos años, cuando me oía hablar del internet de las cosas, pensaba en casas domotizadas con el aspirador, las persianas y las luces controladas desde el móvil. Un futuro que veía un poco lejos en el ámbito doméstico y a años luz en la industria.

Pero hubo un dato que me sorprendió y cambió mi percepción.

Internet tuvo un punto de inflexión en 2010. Hasta entonces, era totalmente dependiente de los humanos para recabar información. Todo el contenido que circulaba por internet había sido creado inicialmente por alguien, a base de teclear, presionar un botón, tomar una imagen digital o escanear un código de barras. Personas que están limitadas en su tiempo para generar datos.

En los últimos 10 años se ha generado más información en internet que en toda las historia hasta 2010, y con una gran diferencia: más de la mitad no ha sido a través de personas.

Más del 50% de la información que circula por internet ya no es generada por humanos, sino por “cosas”: dispositivos conectados que vuelcan sus datos de funcionamiento, de lo que ”van recogiendo por ahí”, y reciben instrucciones y actualizaciones automáticamente.

O información “añadida” que aportamos las personas cada vez que interactuamos con esos objetos o con una pantalla sin ningún esfuerzo adicional, más bien sin que nos enteremos: hora, ubicación, duraciones, usuario…

Más de la mitad del “ancho de banda” ocupado por datos que ninguna persona se ha tenido que preocupar por generarlos. El combustible perfecto para quien pueda gestionarlos.

Tiene su lado aterrador y conspiranoico, pero hoy no voy por ahí.

Realmente, esa información no es (del todo) opaca, y está disponible para el que quiera y sepa utilizarla. Datos abundantes y baratos ya que se generan automáticamente. Y en tiempo real.

 

Este es para mí el cambio de paradigma: en el siglo XXI, la información no se genera, se captura.

 

Con este cambio de mirada, ahora los automatismos de sensores y actuadores, los PLCs o los SCADA, con unas pocas docenas de 1s y 0s viajando por cable físico se me hacen muy vintage.

Y ya lo de rellenar plantillas de excel a mano, picar partes de horas, apuntar en un papel parámetros de máquina o gastar horas en preparar informes me parece ya la prehistoria.

Así que piénsatelo antes de invertir en onerosos programas de gestión: ¿Tiene sentido en este siglo un sistema de información basado en picar datos como labor adicional al trabajo?

Por muy mayores que nos pille, habrá que echar un vistazo a esto de las nuevas tecnologías.

No vaya a ser que la digitalización sí que esté hecha para ti.

 

Ingeniero Industrial | Freelance | Experto en Planificación y Procesos

¿Tienes alguna duda o comentario? Déjalo a continuación, o contacta por privado.

Te contesto (hasta donde sepa).