Como mejorar tu productividad

Volvemos a hablar de productividad, pero esta vez no de la “industrial” del país o la empresa.

Quiero compartir contigo algunas de esas “cosas” (no sé si llamarlos consejos, quien soy yo para aconsejar) que ayudan en tu productividad personal.

Las habrás escuchado cientos de veces, pero estas puedo decir que las he probado y que a mí me funcionan.

 

1) La tarea más importante es la que tienes entre manos:

No creo en la multitarea: no se pueden hacer 2 cosas a la vez.

De verdad, no hay nada más improductivo que andar saltando de una tarea incompleta a otra. Recomenzar algo es un desgaste mental y de tiempo.

Aunque tu pila de prioridades cambie mientras estás haciendo algo, termina la que ya has empezado. Ya retomarás el nuevo orden cuando vayas a por la siguiente.

 

2) Asegúrate de que tienes todo lo necesario para terminar:

Cuando empieces una tarea, asegúrate de tener todo lo que vas a necesitar para terminarla: herramientas, información…

Si no, espera a tenerlo y de momento empieza (y termina) otra.

 

3) Evita los distractores:

No entiendo a la gente que trabaja con el correo abierto o el móvil a la vista (a no ser que contestar inmediatamente sea tu trabajo).

Agrupa estos distractores y considéralos una tarea más, que se hace cuando se ha terminado otra. Si estás esperando un correo para poder continuar, es que has incumplido el punto 2. Si tu contestación no puede esperar 1,5 horas es que lo ha incumplido el otro.

 

4) El lote pequeño:

Mi favorita. Si para poder continuar una tarea que ya has empezado necesitas:

  • Información adicional

  • Realizar una llamada

  • Que otro termine su parte

  • Tomar un café

Es que en realidad ¡eran 2 tareas!

Divide las tareas grandes en puntos intermedios abarcables, y que puedas retomar después, cuando tengas todos los elementos necesarios. Las piedras pequeñas caben mucho mejor en el bote de tu tiempo.

Te aseguro que en vez de tener una tarea de 10 horas al 50% es más productivo tener 5 tareas de 1 hora al 100%, y otras 5 sin empezar. Hace mucho más sencillos todos los puntos anteriores.

Y no sé a ti, pero a mí me produce mucho menos estrés.

 

PD: Te he mentido. Te había dicho que no íbamos a hablar de productividad “industrial”, y estos consejos  son también perfectamente aplicables en el campo de la empresa.

 

 

¿Tienes alguna duda o comentario?

Déjalo a continuación, o contacta por privado.

Te contesto (hasta donde sepa).