El recurso más adecuado

elegir recurso adecuado


Comentamos en Procesos Nivel 3: el camino del producto que una buena forma de partir un proceso era cuando “cambiaba de manos”.

Y creo que ahí es donde fallamos muy a menudo: los procesos son largos y complejos porque no somos capaces de dividirlos, de establecer entregables parciales que permitan continuar desde ese punto en otro momento o a otro miembro del equipo.

Quedan “cosas sin cerrar” que no permiten pasar a la siguiente “unidad de procesado” a realizar el trabajo en el que realmente aportamos valor, sino que nos dejan enganchados sacando adelante lo que tenemos entre manos en labores en las que quizá no somos la persona más adecuada.

Te pongo un ejemplo de diferentes formas de encarar un proceso, con la particularidad de que además en este caso no es de fabricación.

Imagina que producimos un producto complejo, nuestro departamento de ventas busca personal y pone el típico anuncio de se busca técnico-comercial (para mí, casi un oximoron). Y escoge al típico ingeniero jovencito y prometedor.

Llega a su 1er proceso de venta importante, y tiene enfrente (en la parte compradora) a otro ingeniero. Hay feeling y se entienden perfectamente. Tras unas horas de productiva discusión acuerdan todos los aspectos técnicos: velocidad de rotación, par resistente, disipación de calor… hasta el coseno de j. Sólo quedan unos flecos contractuales “sin importancia” como el precio, la forma de pago y de entrega.

Y el ingeniero de enfrente se levanta, y dice:

– «Ha sido un placer. Para acordar el resto de temas contractuales viene ahora mi amigo.»

Y no sé si será cierto que sea su amigo, pero que no lo va a ser tuyo estoy convencido.

Hasta me imagino su conversación al cruzarse en el pasillo:

+ «¿Cómo ha ido?»

– «Bien, ya tengo la parte técnica firmada.»

+ «¿Y el pollo?»

– «Cansadito y tierno. Todo tuyo.»

Por favor, saca a tu chico de ahí, que se lo van a merendar.

Ya ha hecho bien lo suyo, ponle a acordar la parte técnica del siguiente pedido (que te lo va a agradecer) y deja paso en este a tu tiburón, que lo va a disfrutar más.

Los compradores de enfrente lo tenían bien claro: un proceso estructurado, con su entregable intermedio y aplicando el recurso que aporta más valor en cada momento.

¿Lo tienes tú así de claro?

 

¿Tienes alguna duda o comentario?

Déjalo a continuación, o contacta por privado.

Te contesto (hasta donde sepa).