¿El punto más caliente del universo?

 

Hemos hablado en un artículo anterior del ITER y de cómo la energía de fusión puede cambiar nuestras vidas dentro de pocas décadas.

Y el reto, además de colosal, es curioso y apasionante.

Conseguir la temperatura del núcleo del Sol (unos 15 millones de grados) para que se produzca la fusión es relativamente sencillo, ya hemos puesto materiales a esas temperaturas, pero… ¿cómo contienes un sol?

No existen materiales que puedan estar en contacto sin fundirse. Y ahí está la clave, no puede haber contacto. La reacción tiene que “levitar” dentro de la vasija. Esto se podría conseguir con imanes si los componentes fueran magnéticos… pero no lo son.

Es necesario multiplicar x10 la temperatura para llevar la reacción al estado de plasma, en el que sí se ve afectado por los campos magnéticos. ¡10 veces la temperatura del Sol! Y para mí este es un dato muy curioso: es posible que en unos años, el punto más caliente del universo esté en Francia…

Vale, admito que no lo tengo confirmado y puede que haya en el universo puntos a miles de millones de grados, pero que va a ser el más caliente del sistema solar seguro.

Y para generar esos campos magnéticos se necesitan nuevos electroimanes de grandísima potencia, que requieren de materiales superconductores. No hay (que se sepa) superconductores a temperatura ambiente. Es necesario acercarse al 0 absoluto (-273 grados centígrados) para que un material presente estas características. Así que el punto más frío del Universo también va a estar en Francia (aquí, si me equivoco, va a ser por un par de grados).

¿No es curioso? El punto más caliente y más frío del sistema solar (y puede que del universo) van a estar a pocas horas en coche. Y podrás visitar los 2 en la misma mañana: apenas estarán separados unos centímetros.

 

¿Tienes alguna duda o comentario?

Déjalo a continuación, o contacta por privado.

Te contesto (hasta donde sepa).