Industria 1.4


 
 

Ahora que está de moda la Industria 4.0, repasemos las revoluciones industriales.

Pero no vamos a llegar hasta la 4ª…

La Revolución Industrial (ahora le llaman la 1ª) de finales del siglo XVIII supuso una transformación tecnológica impulsada por la máquina de vapor que marcó un punto de inflexión también en las áreas económicas y sociales, convirtiendo un modelo basado en el campo y la agricultura en uno urbano e industrial.

En la 2ª revolución industrial, de finales del siglo XIX, nuevas fuentes de energía como el gas, el petróleo o la electricidad transformaron el modelo industrial, pero también el educativo y científico. Las industrias se hacían cada vez más complejas, por lo que aparecieron nuevos sistemas de organización del trabajo.

Taylor estaba obsesionado en aprovechar al máximo el potencial productivo de la industria, y a través de su organización científica del trabajo buscó reducir los movimientos inútiles y los costes de producción  mediante la especialización y la estandarización.

Ford llevó esta organización a su máxima expresión en las cadenas de producción de sus vehículos, abaratando los costes y haciendo que sus propios trabajadores fueran consumidores potenciales. Desde luego que no todo fueron luces en este periodo, y las condiciones socio-laborales debieron ser terribles.

Simplificando mucho, yo destacaría un gran cambio en el modelo productivo que ya comenzó en la 1ª pero que terminó por desarrollarse en esta 2ª: el cambio de un modelo “artesanal” a la fabricación en serie, con estas características:

Repetitividad:

El producto ya no es único y a medida, sino que se fabrican series de productos iguales, y su fabricación también es en base a productos intermedios iguales.

Especialización:

Ya no hay un artesano que controla el proceso de principio a fin, sino que en cada etapa de la fabricación se encarga a un especialista o máquina.

Precio:

La exclusividad deja de ser el factor de toma de decisión de compra de un producto, se fabrica para “las masas” y el precio pasa a ser el factor determinante.

Y creo que a día de hoy, en muchas de nuestras industrias, aquí nos hemos quedado. En muchos casos ni siquiera hemos llegado al nivel técnico de la 2ª revolución.

Nos hemos quedado en un punto intermedio, en una industria 1.4.

Seguimos fabricando como artesanos.

 

¿Tienes alguna duda o comentario?

Déjalo a continuación, o contacta por privado.

Te contesto (hasta donde sepa).